Saltar al contenido →

06.01.2020

Cambio de año, mismos propósitos, mismos compromisos. Todo debe seguir igual: educación cotidiana de la mirada, búsqueda del sustrato estético que cimente la producción, paciencia, criterio y tesón.

Imagen

Vuelvo a repetir el ejercicio «365», doce meses más rastreando el suelo en busca de respuestas y pisando el asfalto, donde no queda huella de mi paso, porque nada quiero que cambie dentro de mí. Todo va bien.

Imagen

¿Es posible encontrar el motivo cuando ha concluido el viaje? De acuerdo, sigo moviéndome, sigo pedaleando aunque ya de forma anónima, exclusivamente para disfrute personal y para satisfacer mi pasión por conocer otros suelos en donde encuentro otros restos, rastros infames de lo peor del ser humano convertidos por mi capricho creador en humildes objetos artísticos que me recuerdan el hedor de un pecado. Olvidemos reivindicaciones, que no lo son. Necesito que mis sujetos continúen ahí floreciendo en arcenes y aparcamientos porque, si desaparecen, fin de esta historia. ¡Que no termine, que no!

Imagen

Nada nuevo excepto el punto de vista, convertir la basura en objeto de ritual y llevarlo a cabo, recogerlo, limpiarlo, acomodarlo en una superficie, enmarcarlo y colgarlo. Lo que arrojamos a la naturaleza, ella nos lo devuelve con toda su amabilidad apercibiéndonos de su verdadero valor. ¿Por qué fotografiarlo? Tiene más potencia el objeto en sí. ¿Colgaría usted basura en su pared? Lo hará, aprenderá usted a amarla después de que el artista haya aplicado su dosis de magia y los haya convertido en objeto de deseo. La basura también puede ser bella, mudémosla de su mugre, pulamos su superficie, que brille y a colgarla. ¡Santa Mierda!

Imagen

Si no puedes con el enemigo, conviértelo en amigo y aliado, en palabras que se articulen con sintaxis propia y en blanco y negro, que convierte las imágenes en objetos abstractos, universales, en una generalización que simplifica su lectura y facilita la unidad del conjunto. Los versos compuestos de forma automática relatan mi discurso de presentación para un futuro, espero, cercano. ¡Qué manera de relatar un viaje! No importa, todo habla igualmente de ello para quien quiera entender o sepa leer.

Imagen

A pesar de todo y de todos yo soy artista y, aunque no puedo vivir cómodamente de mi producción, siento siempre el compromiso de entender mi existencia desde una poética construida a través de experiencias que vivo paso a paso, pedalada a pedalada y kilómetro a kilómetro. Salgo a diario por la puerta con el zurrón vacío y suelo volver con alguna pieza cobrada, me he acostumbrado a una vida austera carente de toda comodidad, he tenido que hacerme amigo íntimo del frío, de la humedad y de la soledad, que entiendo aún como acicate, resisto en pie a pesar de las adversidades, esquivo o devuelvo los golpes de la vida según llegan y los trato de digerir aunque su sabor resulte amargo.

Todo se puede convertir en nutriente según la salsa con la que lo adereces.

Anterior
Siguiente

Publicado en Notas

Los comentarios están cerrados.

Scroll Up