Saltar al contenido →

30 de diciembre de 2016

Para acostumbrarme al frío extremo no enciendo la calefacción, friego los cacharros con agua fría y me acostumbro a dibujar intentando sacar toda la sensibilidad de la línea con las manos gélidas. No sé si servirá de algo pero, por si acaso, lo hago como un ejercicio de disciplina. A veces me duelen los nudillos, otras arruino el dibujo porque no consigo sentir el trazo ni la textura del papel o porque no puedo dosificar la tinta y a veces mancha demasiado. En general quedo contento con el resultado de las ilustraciones.

Pensando en un capítulo aún lejano he conseguido algunos contactos interesantes.

Imagen

Anterior
Siguiente

Publicado en diciembre 2016

Los comentarios están cerrados.