Saltar al contenido →

09.05.2018

“De vez en cuando un pájaro se levanta y vuela a algún lugar hacia el que se siente atraído. No creo que pueda decir por qué, pero lo hace de todos modos.”

Ian Hibell

No sé por qué razón llegué a esta vida, ni creo que importe demasiado. Quizá, no lo niego, no sé qué quiero hacer con ella, pero lo que sí sé es qué no quiero, y no quiero esperar, no quiero que el tiempo pase como un rodillo sobre mí y no quiero pedir permiso ni perdón. Ya son once años viviendo así y, cuando regreso a casa diciendo —diciéndome— “es la última, se terminó” me descubro maquinando la siguiente, viendo crecer la simiente de una próxima ocasión y sabiéndome preso, una vez más, de mi propio instinto. Soy esclavo de mi propia pasión y no intento siquiera resistirme, simplemente lo asumo sin importarme ni un poco por qué esotérica razón soy así.

Un nómada, un vagabundo, un viajero inquieto, un aventurero, llamadme lo que queráis, que a mí no me afecta ni voy a cambiar. La cabra tira al monte y yo tiro hacia cualquier lado sin importar demasiado lo que haya, que siempre hay algo y siempre más de lo que espero.

Como dijo mi madre antes de morir, yo lo que quiero es irme.

Pues sí.

Anterior
Siguiente

Publicado en Notas

Los comentarios están cerrados.

Scroll Up