Saltar al contenido →

20.05.2018

No me gusta nada el grupo de gente con el que comparto albergue esta noche, pero estoy cansadísimo, tengo mucho sueño, me duele bastante el cóccix y estoy pasando un momento de profunda desmotivación en esta parte del viaje.

Lo remato con un compromiso que va a alargar mi ruta unos 600 km obligándome a volver a la sierra del Courel, Cebreiro, etc, otras dos veces. No es tontería ni mucho menos, y es por no haber sabido decir que no y aceptar un compromiso para limpiar un sentimiento de culpa perverso que me atormenta desde hace ya unos días.

En la terraza, uno con pinta de divorciado intenta parecer el más simpático delante de una alemana. Resulta patético.

Al menos no está el trío aquél insoportable de resabiados que despertaban a todos a las 5:30 de la mañana, y es de agradecer, porque no soporto a los listillos.

Aún así, no merezco este grupo. Podría habérmelos quitado de encima avanzando hasta Galisteo, pero este albergue es gratuíto y tengo que aprovecharlo porque mi economía, a estas alturas, está muy tocada.

Anterior
Siguiente

Publicado en Notas

Los comentarios están cerrados.

Scroll Up