Saltar al contenido →

¡Cuentakilómetros a cero!

Un viaje, quizá el último, a la medida y sin reflexionar. De concentración en concentración y, después, a ver las construcciones decadentes de un paraíso que se desvanece. Los arcenes, que lo saben todo, se despiden a mi paso.

Extraña situación, la segunda tirada ha fracasado también. Dí un mortal y caí en la casilla de salida de nuevo. Ahora intento no volverme loco.

Imagen

18 de marzo de 2019 en Erla.

Tengo que preparar bien la tercera, soy consciente de su aletoriedad. Viviendo este viaje desde una perspectiva diferente. Nunca me había pasado estar de viaje y a la vez en casa, en el Punto Cero, pegado a la estufa, esperando una vez más. Menos mal que tuve doce años para aprender la paciencia.

Imagen

19 de marzo de 2019 en Gurrea.

Estaba intentando recuperarme de los dispendios en las primeras jornadas, que eran necesarios y me ahorré un pastón gracias a Boro, que resucitó mi teléfono móvil en Logroño. Salvé los muebles en la primera avería por unos once euros para un billete de ida y vuelta. La culpable fue una tuerca. Después inicié mi peregrinación hacia el primer encuentro sin tener en cuenta sus consecuencias.

Imagen

23 de marzo de 2019 en Sena.

El cuentakilómetros acerca de uno en uno hasta el cero. La cruz en rojo se estableció, por algo, en Sariñena y lo acepté sin preguntarme gran cosa. La respuesta aparecerá en cualquier momento detrás de cualquier esquina.

Hace calor, ni una sola nube en el cielo. Me siento fuerte en mis convicciones y mis seguidores en redes sociales me animan desde sus asientos. Yo pedaleo a buen ritmo por la planicie sintiendo el viento en la cara. ¿Qué puede fallar?

A ambos lados de la carretera los aspersores riegan lo sembrado y otros la carretera y a mí. Intento no coincidir con las ráfagas que me lanzan como sincronizadas. Esquivo la mayoría.

Continúo: Sena, Villanueva de Sigena…

Imagen

23 de marzo de 2019 en Villanueva de Sigena.

Al final desfalleció ella. Mientras buscábamos un lugar para descansar lejos del ruido de la gente y la carretera, se quejó por última vez. Después ya no se podía mover. Yo la apoyé en un muro y concluí que oncemil habían sido pocos kilómetros. De satisfacción absoluta, vale, pero pocos.

¿Y ahora qué? Tengo que salir a toda leche de aquí, buscar la cura menos dolorosa para mi bolsillo y volver a tirar los dados.

Publicado en iberica 2019

Los comentarios están cerrados.

Scroll Up