Saltar al contenido →

Hula Trip [ en proceso ]

Volver atrás

20 ago / Huesca. Sé dónde voy, pero en realidad no sé a qué. Quizá es que simplemente me aburro en este lugar donde no hay nada que pueda hacer, quizá es que necesito carretera debajo de mis pies como una dosis que me ayude a pasar el final de verano. Me seduce la posibilidad de recorrer lugares por los que nunca he estado y donde sé que voy a encontrar alguna de las circunstancias que me dan la vida desde hace once años.

Yo me voy, Dean se queda aún unos días antes de salir en mi búsqueda para encontrarse conmigo mucho más allá, en el mar. Él se quedará allí mientras yo me acerco a una reunión extraña a la que he sido invitado. La reunión, como digo, es la excusa para huir de este agujero.

Salgo de aquí muy temprano, aprovechando el frescor de la mañana porque desde la hora de comer el calor será insoportable a pesar de que ya ha pasado el punto medio del verano. Circulo por carreteras conocidas, me distraigo mirando mi sombra en el arcén, que pedalea a mi derecha. Para salir del terreno conocido tengo que rodar más de ciento veinte kilómetros, y quiero hacerlo en una sola jornada. La ansiedad de pisar asfalto nuevo me excita sobremanera.

21 ago 2018 / Sena. Calor, calor y más calor en esta primera etapa. Ciento veinte kilómetros que me recuerdan otros viajes anteriores. Cuántas veces he salido por esta puerta. Calor, calor … mucho calor según me voy acercando al valle del Ebro. Paro a descansar un rato a la sombra de un pino, a refrescarme con un poco de agua recalentada. Sólo veo las calles vacías de estos pueblos. Tan grandes y tan vacíos. Una hora más tarde son ya parte del pasado, mi vista se fija al frente mientras acometo la segunda parte de la etapa.
Imagen
26 ago 2018. A veces encuentras lugares magníficos para pasar la noche, pero en verano prefiero los lugares más abiertos. En esta ocasión simplemente me sirvió para resguardarme del fortísimo calor de las primeras horas de la tarde, preparar la comida y echarme una siesta antes de encarar la ruta por la tarde. Ya podían aparecer lugares como éste cuando hace frío o está lloviendo.

Imagen

29 ago 2018 / Cuántas formas diferentes de contar el viaje.

Imagen

30 ago 2018 / Calpe. La rata crujiendo por todos los lados, mal presagio. En Calpe paso por un taller, a ver si un mecánico nota algo, pero no encuentra nada. Decido continuar hasta donde llegue, aún sabiendo que puedo quedarme tirado a muchos kilómetros de casa. Pensando y pedaleando…

Imagen

8 sept 2018 / Vía verde de Ojos Negros Desde Sagunto hasta Teruel sin contacto con los coches, todo un lujo.
Imagen
11 sept 2018 / Cementerio.
11 sept 2018 / Portalrubio.
Imagen
11 sept 2018 / In memoriam. Cielo muy nublado y viento cálido de cara. Pedaleando hacia Rillo perseguido por la tormenta.
Imagen
12 sept 2018 / Hoz de la Vieja, en Teruel, es otro pueblo de las Cuencas Mineras que trepa por los barrancos triásicos de la sierra del Cucalón. Pocos habitantes, menos de cien, un museo con fragmentos de su historia, el horno donde se fabricaba pan para todo el pueblo y los restos de una torre vigilando desde lo alto. Preciosa vista que entra por mis ojos enrojecidos por el sudor de la jornada. Inevitable pararse a descansar un rato y recorrer sus callejas. Anoto en mi cuaderno “volver”. Volveré.
Imagen
12 sept 2018 / Pk.38 en Lécera. Me siento extraño en esta carretera, pero me encanta no encontrar un solo coche en ella. Silencio casi absoluto, carretera y campo inmenso a ambos lados. Necesito rellenar las botellas de agua.
Me doy cuenta en el punto kilométrico 40 y vuelvo atrás para la foto. Son dos kilómetros después del día que llevo, pero para mí, es importante.
Imagen
12 sept 2018 / Belchite. Después de muchos kilómetros de esfuerzo me planto en el lugar dispuesto a aprender una lección de historia y me encuentro con maleza dentro del cercado que rodea el pueblo y suciedad fuera de él.
Imagen
Imagen
Imagen
13 sept 2018 / De Quinto a Bujaraloz. Adoro este desierto y las carreteras sin tráfico, me hacen sentir salvaje, libre. Pongo algo de música en el smartphone y canto a gritos, disfruto cada kilómetro y cada pedalada a pesar de que los dolores son, en algunos momentos, insoportables. No quiero que se terminen estas rectas, quiero que realmente sean interminables, que sigan absorbiéndome, transportándome, abrasándome la piel. Quiero seguir masticando el polvo, que se posa sobre mi piel y me enturbia la vista. Me detengo varias veces a tomar fotografías…
Imagen
14 sept 2018 / Lanaja. Cada vez que paso por este pueblo me acuerdo de ti, Angelito. Es inevitable. Hoy también lo he hecho.
Imagen
15 sept 2018 / Alcubierre. Paseo solitario por el pueblo. El final del verano se puede sentir a la vuelta de cada esquina.

Imagen

logo

con el apoyo de

Logo Logo

Anterior
Siguiente

Publicado en Featured

Los comentarios están cerrados.

Scroll Up