Saltar al contenido →

Empoderamiento: tres casos de estudio

No se hace una fotografía sólo con una cámara. Llevas al acto de la fotografía todas las imágenes que has visto, los libros que has leído, la música que has escuchado, las personas que has amado…

Ansel Adams

Dadme la verdad antes que el amor, el dinero y la fama.

Henry David Thoreau

Yo no soy viajero, soy un fotógrafo que se blinda para, cuando pierda la memoria, diseñando un universo contra los intereses del Imperio, construyéndolo con los escombros de una demolición y rubricándolo al final con un contrato para siempre. Soy un enfermo insolente que, cuando la enfermedad dijo “no”, respondió “no ni ná” y ahora lee su historia en sus cicatrices y guiña un ojo porque, por mucho daño que le hagan, son fuente de energía creadora. Soy un ser humano deambulando por su interior como un flâneur, distrayéndome con las anécdotas con las que voy tropezando en mi viaje errático, que me acerca a ellas, y a ellas me entrego aunque cada clic suponga complicarme la existencia. Soy porque hago y soy lo que hago.

  1. Justificación

    Una película, un libro y un proceso creativo para analizar el proceso de toma de decisiones. Podría haber construido la lista con otras películas, libros, con música, poesía, pintura, etc, que son solo lenguajes expresivos; decidir cuál utilizar para cada mensaje y en cada momento es ya una toma de decisiones desde el principio.

    Elegí “El Club de la Lucha”1 por el tratamiento que hace de la lucha interior para rescatar el libre albedrío y del nihilismo como célula metastática y a la vez sanadora de una sociedad enferma2 y cómo el individuo enferma al renunciar a una singularidad que sólo recupera al morir. Si “El Club de la Lucha” representa el proceso de empoderamiento en y para el grupo, “Hacia rutas salvajes”3 narra el del individuo apartado del grupo. Mi obra artística utiliza la metáfora, para sugerir el propio a partir de los tres pasos del método para la toma de decisiones que expongo.

    He visto interesante comparar tres casos tan aparentemente heterogéneos para mostrar la transversalidad de dicho método como proceso creativo, porque renacer es un proceso que edifica desde los escombros de una vida vacía.

    Imagen

    Cartografiando rutas abandonadas en el desierto al sur de Los Monegros.
    Ibérica 2018, Zaragoza.
    © nacholuque, 2018. Todos los derechos reservados

  2. Contextualización

    Ni la ciencia ni la religión han encontrado un camino para solucionar los vacíos de vida. Puesto que la filosofía tiene como objeto la vida, su origen, su sentido y su funcionamiento, por qué no buscar en sus sistemas las soluciones y alternativas para resolverlos.

    “El Club de la Lucha” propone una solución filosófica a las patologías del mundo actual desde el activismo, combatiendo desde dentro, como las defensas del cuerpo infectado. El protagonista construye e instruye un ejército comprometido con el nuevo sistema de valores alimentado por un nihilismo agresivo que busca la destrucción del sistema financiero pretendiendo la curación de la sociedad, es el renacer del superhombre nietzscheano.

    “Hacia rutas salvajes” relata la investigación de Krakauer para un artículo de la revista Outside (enero 1993) acerca del proceso reconstructivo de Chris McCandless (1968-1993). Víctima del engaño en el que le educaron, decide buscar la esencia de la vida en la naturaleza más salvaje, alejado y protegido de la corrupción de la sociedad. Renuncia a su identidad adoptando el nombre de Alexander Supertramp, destruye o abandona todo lo que simbolice el sistema y busca su alimento en lo que la naturaleza le ofrece. Su viaje, que fue real, es un viaje estético, autónomo4 e iniciático, un empoderamiento contra las expectativas que pusieron en él. Tan admirado como repudiado, el controvertido McCandless encarna la honestidad, la nobleza, el respeto por su propia vida y la determinación para defender su libre albedrío. Fue un esteta que diferenciaba perfectamente la belleza de la monstruosidad; durante su viaje no cesó de enseñar a quienes le rodearon una sencilla filosofía de vida basada en el autoconocimiento, la puesta en valor de lo más sencillo y, cuando supo que su aventura finalizaba, supo agradecerlo5. ¿Existe mejor final?

    Imagen

    Alternativas
    Venta Lanuza (Alicante), 2008.
    © nacholuque, 2008. Todos los derechos reservados.

    Cuando inicié mi viaje en 2007 tuve clara la idea de un viaje estético con duración indeterminada que pretendía reconstruir una vida previamente demolida, el inicio habitual de mi acto creativo y, para mí, un acto bello. Lo empecé viviendo con espíritu de nómada, lo continué como cazador y pasé por múltiples estados que incluían el pastor, el vagabundo, el reportero o el etnógrafo aficionado en función del propósito de cada momento, pero todas esas personalidades debían estar dominadas por una esencia de guerrero, aprendiendo sobre el desapego, desconfiando de lo bueno y lo malo y manteniendo una actitud equilibrada.

  3. Líneas de humanización, metodologías e instrumentos
    Imagen

    Frío, silencio absoluto y soledad.
    El Bierzo (León), 2018.
    © nacholuque, 2018. Todos los derechos reservados.

    “Camina por la tierra dos años sin teléfono, sin piscina, sin mascotas, sin cigarrillos; libertad absoluta. Un extremista, un viajero de lo estético cuyo hogar es el camino. Después de dos años intrincados, llega la aventura final y más importante: la batalla culminante para matar el falso ser interno y concluir victorioso la revolución espiritual.”

    — Alexander Supertramp

    La enfermedad del siglo XXI es la falta de propósito en la vida, la positividad exagerada que domina la sociedad del rendimiento y su crítica feroz a la vida contemplativa, justificando el dopaje al que se ve sometida la población para actuar de forma maquínica en pos de la producción (Byung-Chul, 72). El individuo no es dueño de su producto, de su tiempo ni de su vida; después de haber renunciado a su identidad y su libre albedrío se siente alienado (del latín allienatio, alejamiento o privación), despojado de sentido se cosifica y dota de energía psíquica a una idea, objeto o discurso que piensa y decide por él, que le identifica imponiéndole sus ideales y borrando toda experiencia perceptible de lo que está viviendo. La alienación produce una idealización de la fuerza alienante, y los acontecimientos de su vida pierden el significado vaciando su existencia de contenido.

    El propósito es el objeto último que se pretende alcanzar, una meta. Para alcanzarlo ha de diseñarse un itinerario y un plan de actuación.

    El significado es el modo en el que ocurren las cosas, depende de la experiencia y es, por tanto, personal. El proceso de dotación de significado a los acontecimientos o acopio de experiencias útiles, lo explica el aprendizaje experiencial6. El proceso de empoderamiento pasa inexorable por la puerta del propósito y del significado.

    El propósito no tiene por qué ser inmutable, puede modificarse o perder prioridad y convertirse una etapa que apunte a un propósito mayor. La metodología que le ofrece el pensamiento filosófico para la resolución de conflictos se articula con el proósito de apoderarnos de nuestro tiempo, de llenar los minutos con sesenta segundos dignos de ser vividos desde la reflexión y la disciplina.

    Imagen

    Sin título.
    Huesca, 2016.
    © nacholuque, 2016. Todos los derechos reservados.

    1. Identifique el problema. A veces es sencillo y otras no tanto individualizando los problemas. Aparecerán, automática e inexorablemente, las emociones como reacción natural ante ellos, cómo los vive y cómo le duelen. ¿Cuáles son sus reacciones? Rabia, desazón, desmotivación, ira, tristeza…

    2. La indagación es un proceso de análisis en el que debe desvincular los problemas (hechos externos y, por tanto, ajenos a usted) de sus emociones (realidades internas). El objetivo es analizarlos, comprenderlos y normalizarlos. Tenga en cuenta que la solución idónea puede no depender de usted solamente.7

    3. El equilibrio se alcanza después de poner en marcha la solución que usted consideró idónea. Tras el proceso de identificación y análisis del problema y sus emociones sométalos a la contemplación. Debe situarse ante el problema como espectador para tener una visión en conjunto y ponderar las diferentes alternativas que el pensamiento filosófico le proporciona. Elija la posición filosófica que esté más de acuerdo con su persona y asuma siempre las responsabilidades de sus actos. Esta parte del proceso es la que exige un esfuerzo intelectual mayor.8

  4. Análisis de los procesos en la toma de decisiones

    Cumplir con las expectativas puestas en él, autoexigirse hasta obtener un expediente brillante y poder equipararse a su padre triunfador, matricularse en Derecho sin que le interese, que le ofrezcan un coche nuevo sin necesitarlo, descubrir que su padre, además de con su madre, está casado con otra mujer y que eso le convierte, junto con su hermana, en hijos bastardos, soportar el maltrato al que está sometida su madre por parte de su padre mientras tiene que aparentar una vida normal en familia, colman el vaso de la vida de Chris McCandless. Cuando emprende su viaje ya ha trabajado las dos primeras fases del proceso, conoce su problema y cómo le afecta y ha encontrado la posición filosófica que prefiere, y graba las frases que más energía le proporcionan en los tablones y paredes de su refugio o, a modo de tatuaje, en el cinturón de cuero que se fabrica. Chris encuentra el equilibrio contemplando la magnificencia de los paisajes como una inmensa obra de arte poseedora de la energía del universo en estado puro: la imperturbabilidad de la piedra, la libertad del viento, la fuerza del agua y la sanación de un sol que derrite el hielo.

    Jack ha generado un alter ego para reflexionar y concienciarse de que su vida está llena de cosas y responsabilidades, pero vacía de contenido. De manera inconsciente, preguntándose continuamente si está dormido o despierto, va acumulando razones para tomar su decisión. Sin embargo las dudas le asaltan cuando su idea inicial deviene algo más. Pero el aprendizaje ha terminado y, poco consciente aún de sus logros, llega el momento de la acción. La maquinaria ya es autónoma y gira por sí sola al margen de un posible arrepentimiento que las reminiscencias de su vida anterior puedan aconsejarle hacer. Ya no es él, ahora son células autónomas y fanáticas que piensan en clave de destrucción.

    Consciente de que Tyler es él mismo, más bien lo que él representa, Jack ha canalizado su aversión al sistema. Se recuerda provocando la explosión de su propia vivienda para desprenderse de sus posesiones porque “cuando lo perdemos todo, las cosas resultan más fáciles”. Su inconsciente trabajó por él y puso en marcha un proceso de autodestrucción sin titubeos y, en una conversación consigo mismo se persuade de que no hay vuelta atrás, de que su propósito es un éxito que está muy cercano. La pelea entre ambas partes de la personalidad de Jack, a pocos segundos de la gran explosión, evidencia la lucha entre lo aprendido en su antigua vida y el superhombre renacido. Tyler vuelve a seducir a Jack mostrándole la ventana como palco de honor privilegiado “para asistir al gran colapso de la estructura financiera del mundo y alcanzar el equilibrio económico”.

    Un suicidio puede terminar con el asunto, Jack elimina a su alter ego cuando ya no lo necesita intentando volarse la cabeza justo a tiempo para disfrutar de la materialización de su obra de arte.

    ¿Quién se sabe sentir único cuando comparte la misma realidad con los demás? Sin embargo somos singulares porque la entendemos de diferente forma en base a nuestras experiencias, sensibilidad y grado de reflexión. Mis emociones no distan mucho de las de Jack o Chris, mis realidades sí. Comparto la presión asfixiante de McCandless, la linealidad aniquilante de Jack. Mi trabajo siempre fue una carga: profesor sin vocación, diseñador decepcionado que, perdida su pasión, rellena huecos con horas de trabajo. En una última conversación con mi madre, referente que pierdo en 2004, una frase generó en mí tanta inestabilidad como inspiración. La sensación de estar desperdiciando mi tiempo frente a un ordenador me proporciona una situación económica muy acomodada, también una barrera para todo lo demás. Mi tiempo lo administraban mis clientes, trabajos, entregas, etc. Apenas duermo dos o tres horas diarias gracias al doping para seguir rindiendo.

    El 16 de diciembre de 2007, recién cumplidos los 38, quise recuperar la sensación de estar cada día en un lugar diferente. Después de quince años sin colgarme la cámara del hombro, quise ver qué quedaba de aquel espíritu con una sesión de fotos improvisada. Hice la prueba, analicé los resultados y, al día siguiente, con mi mochila a la espalda, inicié la primera etapa de un viaje en el que pretendía reencontrar lo que un día abandoné a cambio de un contrato de trabajo. Aquel viaje duró 5.260 kilómetros recorridos a pie que me proporcionaron la sensación de que era yo quien decidía qué camino marcaba mi vida. Encontrado un propósito, viajé otros trece años inspirado por una frase: “Omnia mea mecum porto”, llevo conmigo todo lo mio, y conmigo mismo para reclamar el derecho a elegir el tipo de vida que cada quien desee y un espacio para poder llevarla a cabo.

    Tesoros de arcén#74 #290 #97 #38
    © nacholuque, 2020. Todos los derechos reservados.

    Quizá mi obra grita ese derecho para quien la quiere escuchar, pero no estoy muy seguro de que el discurso de quien quiere salirse de las convenciones interese a quienes no se atreven siquiera a planteárselas.

  5. Incidencia política

    Her canvas doesn’t leave a lot to fantasy,
    but her peace of mind can’t stay inside the lines.
    It’s so confusing, the method that she’s using…
    She knows she shouldn’t leave a mark that I can see.9

    —Slipknot

    Imagen

    Análisis de daños: Stefi.
    Grañón, La Rioja, 2019
    © nacholuque, 2019. Todos los derechos reservados

    La decisión de Chris McCandless fue, sin duda, polémica. Cuenta Krakauer en el prólogo del libro que, después de la publicación de su artículo en la revista Outside, la avalancha de cartas que recibió la editorial fue la más grande de su historia. Las opiniones eran radicalmente opuestas, algunos admiraban la valentía y la honestidad del chico y otros lo trataron de egoísta e ignorante, culpándole de su propia muerte. Krakauer no toma partido por unos ni por otros, expone los datos obtenidos después de su trabajo de campo después de entrevistar a numerosas personas que se cruzaron en el camino de McCandless y con los que compartió tiempo y conversaciones. Ron Franz, exmilitar que encuentra en Chris un revulsivo para su vida, es creyente y pastor de una comunidad religiosa. Al enterarse de la muerte del chico, abjura de la religión culpando a Dios por haberse llevado a un hombre con los sentimientos absolutamente puros y nobles.

    La polémica decisión de McCandless sigue generando discusiones en las redes sociales casi veinte años después, mientras su hermana trabaja para mantener vivos el recuerdo y el mensaje de Chris.10

    Imagen

    Ruta del silencio (Aragón Slow Driving).
    Rillo, Teruel, 2018
    © nacholuque, 2018. Todos los derechos reservados

    “El Club de la Lucha” pone de manifiesto algo que el espectador capta sin ningún problema: la conciencia del materialismo como filosofía de vida actual, en la que solo aquellos que se atreven a salir del confort encuentran razones para reconducir su vida. Pero para ello hay que soltarse, y Tyler se lo reprocha a Jack recordándole su propósito de llevar las riendas de su vida.11

    Tras colisionar contra un coche aparcado en la cuneta y caer por un talud, Tyler exclama eufórico que jamás había tenido un accidente de coche. Detalle sutil del guionista que casi pasa desapercibido: Jack trabajaba en una empresa “muy importante” de seguros de automóvil que evalúa accidentes de tráfico puntuando ciertas variables y comparando los resultados de una ecuación con el coste de una llamada de teléfono.

    Todo el mundo admira a Tyler, querrían ser él y les gustaría hacer grandes cambios en el mundo; no pocos concuerdan con que “para hacer una tortilla, hay que romper algunos huevos” para justificar los márgenes de error y que muchos planteamientos de la película podrían ser el sueño dorado de quien jamás apuesta por sí mismo. Pero la realidad es que todo queda ahí y no podría precisar si por suerte o por desgracia. Este tipo de películas podrían considerarse ideológicamente peligrosas en una sociedad activa, pero no pasan de ser material de culto que sólo inspira a quienes no tienen problema alguno en “hacer volar su casa”.

    Imagen

    Hacia la tormenta.
    Tierra de Campos, 2018
    © nacholuque, 2018. Todos los derechos reservados

    Mi iniciativa personal no pretende, ni pretendió jamas, ser antisistema: recorro países, regiones, comarcas, ciudades y pueblos donde vive gente con la que me relaciono continuamente, a los que escucho y con los que comparto algunas inquietudes y también causas en las que me he implicado ideológica, financiera y físicamente. Retrato el mundo que veo, que es el que verían todos y cada uno a su manera, y lo expreso de forma crítica con diferentes lenguajes según mi interés. No vivo en una burbuja, dedico mi esfuerzo a las cosas que de verdad me interesan en la vida, que es muy corta; no entiendo el concepto de “entretenimiento” porque en mi vida procuro que no haya lugar para el aburrimiento.

    Los libros, mi obra, mi ordenador, alguna ropa y una bicicleta son mis únicas posesiones. De algunos libros no puedo prescindir porque los necesito como vitamina, de mi obra puedo prescindir porque puedo repetirla, de mi ordenador podría deshacerme aunque lo necesito para trabajar y dar salida a mi trabajo; mi ropa es ropa útil, sin caprichos, y la bicicleta es sobre la que mi vida avanza. Si, como Bías de Priene12, tuviese que huir con lo mínimo, elegiría la bicicleta, dos camisetas, un pantalón, un calzado, mi saco de dormir, mi cocina portátil y mi teléfono móvil para trabajar y comunicarme en caso de emergencia. Todo lo demás arderá cuando mi inconsciente haga volar mi piso.

    En realidad no tengo ningún interés en trascender. Cuando escucho a gente que se supone en la misma idea que yo hablar de “tribu”, “familia”, “amigo” y conceptos similares o relacionados, se genera en mí una reacción de rechazo. Lo siento, gente, Herman Hesse me convirtió en un lobo estepario.

  6. Conclusiones

    “Happiness is only real when shared13

    —Alex Supertramp

    Veo a la gente cansada, harta de su vida, aburrida y aterrorizada a la hora de tomar decisiones que impliquen el abandono de un falso bienestar. Nuestras posesiones y nuestras construcciones han terminado poseyéndonos y aniquilando nuestra libertad en cada vez más ámbitos, limitándolos al cada día más estrecho catálogo de lo admitido.14

    Imagen

    El refugio del insecto.
    29 de agosto de 2018
    © nacholuque, 2018. Todos los derechos reservados

    Hemos elegido ser espectadores de nuestra propia decadencia, toda elección que no se circunscriba a ese catálogo de opciones no encuentra lugar ni posibilidad para desarrollarse y, sobre quienes lo intentan, planean la incomprensión y marginalidad de Zaratustra. Las imposiciones de la moral de lo correcto, rentable o económico, eliminan, en el sentido de la “desaparición” de Baudrillard,15 toda comunidad, y equiparan a sus individuos en incompletitud y, por tanto, en necesidades. De tal dependencia surge la impotencia, cuya patología es la frustración, su síntoma el cansancio, su destino la exclusión y, al final, la desaparición.

    Imagen

    Learning to fly
    © nacholuque, 2021. Todos los derechos reservados

    Recientemente he encontrado una frase que no puedo referenciar y que ha dotado de explicación a una parte de mi viaje/proceso, es de un tal Naval Ravikant,16 del que no sé practicamente nada ni me suscita excesivo interés. “Si quieres escribir un buen libro, has de convertirte en libro” justifica mi capacidad de vivir cada capítulo de mis quince años de viaje desde personalidades diferentes. A mí me sirve. ¿Qué pensaría el único terapeuta al que he permitido entrar en mi universo, me trataría de nuevo como bipolar, tripolar, tetrapolar, multipolar … o simplemente como me calificó un día, como un outsider?

    Sin que me importe demasiado, yo me pregunto: ¿Qué moral admite la autodestrucción como método creativo aparte de la del artista?

    Imagen

    De Huesca a Murcia por la costa
    Pancrudo (Teruel). Septiembre de 2018
    © nacholuque, 2018. Todos los derechos reservados

    “We were meant to be together, now die and fucking love me.
    We were meant to hurt each other, now die and fucking love me.”
    17 (Slipknot, Killpop)

  7. Biliografía
    • Byung-Chul, H. (2015). La sociedad del cansancio (A. Saratxaga, trad). Herder.
    • Castaneda, C. (1974). Relatos de poder. Fondo de Cultura Económica.
    • Fincher, D. (dir) (1999). El club de la lucha [película]. 20th Century Fox.
    • Handke, P. (2006). Ensayo sobre el cansancio (E. Barjau, trad). Titivillus.
    • Hesse, H. (1998). El lobo estepario (M. Manzanares, trad). Alianza.
    • Krakauer, J. (2007). Hacia rutas salvajes (A. Freixa, trad). Ediciones B.
    • Marinoff, L. (2000). Más Platón y menos Prozac (B. Folch, trad). Ediciones B.
    • Murcia, I. (2013). La dimensión estética y antropológica del juego en Friedrich Schiller y José Ortega y Gasset. Laguna: Revista de Filosofía. 32 (27-42). [ Leer artículo ]
    • Penn, S. (dir) (2007). Into the wild [película]. Paramount Vantage.
    • Thoreau, H.D. (2010). Walden o la vida en los bosques (C. Sánchez, trad). Juventud.

Este trabajo fue presentado como ensayo final en la I Edición del Diploma en Participación Ciudadana en la Toma de Decisiones en Salud, organizado por la Universidad Complutense de Madrid con la colaboración de la Fundación Humans y el apoyo de Novartis del 17 de septiembre de 2021 al sábado 13 de diciembre de 2021. Trabajo tutorizado por la Dra. Dª María Begoña Leyra Fatou

Anterior
  1. Película protagonizada por Brad Pitt en el papel de Tyler Durden y Edward Norton en el de Jack.
  2. Cada época se puede explicar por una enfermedad, las bacterias se combatieron con antibióticos, los virus con tecnología inmunológica y las enfermedades que definen el siglo XXI, la depresión, el TDAH, TLP, los síndromes ocupacionales, etc, son patologías neuronales para las que la actual sociedad del rendimientoi prescribe torpes soluciones clínicas y terapéuticas que no son otra cosa que dopping para el rendimiento y cuyos resultados no parecen demasiado alentadores. Byung-Chul (2015), pp 71-79.
    Redacción Médica: España es la décima potencia del mundo en consumo de antidepresivos.
    Redacción Médica: España triplica el consumo de antidpresivos desde el año 2000.
    AEMPS: Informe sobre la utilización de ansiolíticos e hipnóticos en España.
  3. Aunque en el trabajo me refiero al libro, también existe la película, dirigida por Sean Penn, que está basada en el libro original de Jon Krakauer y que referencio en la bibliografía.
  4. Entiendo por viaje autónomo o autosuficiente el que se realiza sin ayuda externa de ningún tipo y transportando todo lo necesario para la supervivencia (alimentos, agua, pernocta, energía, etc). No elude contacto humano, sino la dependencia de este y la ayuda externa.
    El viaje autónomo se caracteriza por el contacto con el medio, entendiendo la carretera, los caminos y el entorno como hogar.
    La dogmática del viaje autónomo no tiene normativa clara, se estipula como escuela de aprendizaje y cada viajero lo entiende con mayor o menor grado de restricciones; en alguna ocasión puede el viajero aceptar una ducha caliente, un refugio o una charla sin que eso convierta en otra cosa su viaje, pero un guerrero “no necesita nada […] tiene todo lo necesario para el viaje extravagante que es su vida” (Castaneda, p 75).
    Como viajero, evito toda tecnología de orientación, medición, mapas o acceso a recursos tecnológicos que contradigan la improvisación de un viaje errático en el que decido dónde voy en cada cruce y voy donde las piernas y el corazón me lleven.
    La autonomía no es una filosofía contra la sociedad, sino contra la previsibilidad y con el propósito de vivir fuera de la zona de confort, explotando las habilidades y adquiriendo otras nuevas, aprendiendo a vivir la soledad y utilizándola a favor, aprendiéndose y reconociéndose en cada uno de sus actos, aceptando la desorientación como parte del viaje. “Al enfrentarnos con situaciones fuera de lo común en esta vida […] un guerrero actúa como si nunca hubiera pasado nada, porque no cree en nada, pero acepta todo tal como se presenta. Acepta sin aceptar y descarta sin descartar […] Actúa como si tuviera el control aunque esté temblando de miedo” (Castaneda, p 75).
    El viaje autónomo es, entonces, una política y una dinámica de aprendizaje a través de experiencias para la toma de decisiones que educa la intuición y la capacidad de adaptación desde la improvisación.
  5. La frase “He tenido una vida feliz, y doy gracias al Señor. Adiós y que Dios os bendiga” estaba escrita en el envés de una página en la que aparecía el poema de Robinson Jeffers “Los hombres sabios en sus malos momentos”. (Krakauer, p 274-275).
  6. https://es.wikipedia.org/wiki/Aprendizaje_experiencial
  7. El ruido continuo en su comunidad de vecinos le impide trabajar o dormir adecuadamente, es posible que ni siquiera con tapones para los oídos solucione usted el problema. Usted puede intentar razonar con sus vecinos o, en última instancia, formular una denuncia para que alguien ajeno al problema y a su reacción ponga solución al asunto. Hágalo antes de someterse a drogas para dormir de las que difícilmente podrá después dejar de depender; ese, por cierto, es el método habitual de la ciencia y la raíz de valeriana el de las pseudociencias.
  8. A través de un proceso puramente estético, Friedrich Schiller por un lado, y Ortega y Gasset por otro, coinciden en la estrategia del juego, “Una superación del imperativo de la utilidad en aras del surgimiento de una «nueva sensibilidad” (Murcia, p 34). Según Ortega, la vida actúa más allá del régimen de lo necesario y solo es plenamente vida cuando se produce en el reino de la libertad. Por tanto, la cultura no responde solo a la utilidad vital, sino a la expansión lujosa de su propia existencia. de la vida estética, como forma para sobrevivir entre dos aguas: el pathos de la vida y el estado de lujosidad y abandono. Schiller, por su parte, y apoyándose en la cultura de los griegos clásicos, pretende aunar la fantasía con la razón y reivindica la “plenitud” de un estado estético nacido de la superación dialéctica del estado natural y del estado moral; “Si al hombre griego le dio forma la naturaleza, que todo lo une, al hombre actual lo ha hecho el entendimiento, que todo lo divide”. (Murcia, p 32) Ortega define el juego como el esfuerzo del hombre de añadir a sus quehaceres impuestos por la realidad una ocupación que consiste en dejar de hacer todo lo demás: “Mientras jugamos no hacemos nada —se entiende, no hacemos nada en serio. El juego es la más pura invención del hombre: todas las demás le vienen, más o menos, impuestas y preformadas por la realidad.” (Murcia, p 30).
  9. “Su panorama no permite mucha fantasía / pero su tranquilidad de espíritu se sale de los bordes. / Es tan confuso el método que está utilizando… / Ella sabe que no debería dejar ninguna marca que yo pueda ver.”
  10. “No eches raíces, no te establezcas. Cambia a menudo de lugar, lleva una vida nómada… No necesitas tener a alguien contigo para traer una nueva luz a tu vida. […] Está ahí fuera, sencillamente, esperando que la agarres. Todo lo que tienes que hacer es el gesto de alcanzarla” (Krakauer, p 87)
  11. “Mírate, eres patético. ¿Por qué crees que hice volar tu apartamento? Tocar fondo no es un retiro de fin de semana, no es un maldito seminario… Deja de intentar controlarlo todo y suéltate de una vez. ¡Suéltate!”
  12. Filósofo del siglo VI a. C. Bías de Priene es uno de los siete sabios de Grecia. Wikipedia.
  13. “La felicidad solo es real cuando se comparte”
  14. Tyler Durden lo sintetiza en una frase histórica: “tenemos empleos que odiamos para comprar mierda que no necesitamos, somos los hijos malditos de la Historia”. Esa “mierda”, por supuesto, incluye tanto ropa como ideología o estilo de vida. No se puede decir más claro.
  15. “La transpolítica es la transparencia y la obscenidad de todas las estructuras en un universo desestructurado, la transparencia y obscenidad del cambio de un universo deshistorizado, la transparencia y obscenidad de la información en un universo deseventualizado, la transparencia y la obscenidad del espacio en la promiscuidad de las redes, la transparencia y la obscenidad de lo social en las masas, de la política en el terror, del cuerpo en la obesidad y el clonismo genético… Final de escena de la historia, final de escena de la política, final de escena de la fantasía, final de escena del cuerpo: irrupción de lo obsceno. Final del secreto: irrupción de la transparncia. […] La transpolítica también es eso: el paso del crecimiento a la excrecencia, de la finalidad a la hipertelia, de los equilibrios orgánicos a las metástasis cancerosas. Es el lugar de una catástrofe, y ya no de una crisis. Las cosas se precipitan en ella al ritmo de una tecnología, incluidas las tecnologías blandas y psicodélicas, que nos arrastran cada vez más lejos de lo real, de la historia, des destino.” Baudrillard (2000, p 25).
  16. Emprendedor e inversor indio que trata elconcepto del éxito. Sitio web personal.
  17. “Fuimos hechos para estar juntos, ahora muere y ámame / Fuimos hechos para hacernos daño, ahora muere y ámame.” Versos finales de la pieza musical “Killpop” de la banda estadounidense Slipknot. Entrada en Wikipedia (en inglés) con comentario de Corey Taylor sobre la canción.

Publicado en Notas